El sufrimiento cristiano tiene por objeto que aprendamos la obediencia, y así fue con Cristo, quien por los sufrimientos que soportó aprendió la obediencia, y se hizo merecedor de las glorias venideras. Del mismo modo, los cristianos soportan similares padecimientos que Cristo, para que juntamente con él participemos de las glorias venideras. Esas glorias venideras se harán realidad en el reino de Dios como veremos en este video.

Por: Apologista.