Muchos han sido engañados con la idea de que si diezman puntualmente a su pastor serán bendecidos ricamente. Sin embargo, muchos hermanos que diezman no logran salir de su pobreza, porque no han entendido que la bendición no viene por diezmar, sino por buscar primero el reino de Dios y su justicia. Por otro lado, Jesús dijo que “siempre tendréis pobres ENTRE vosotros”, a los cuales los cristianos más acomodados deben de ayudar y apoyar para que compartan sus duras cargas. Este es el mandamiento cristiano. Además, Santiago escribió que Dios escogió a los pobres de este mundo para que sean ricos EN FE (NO EN DINERO!), y herederos del reino que tiene prometido a los que le aman.

 

Fuente: Apologista