Vamos comprando terrenos “para la iglesia”, vamos construyendo edificios “para Dios”, vamos entregando todos nuestros bienes “para el pastor”… Patético.