Como un cristiano que ha recorrido la mayoría de las denominaciones cristianas existentes, no hay nada que me turbe más que el mensaje apocalíptico. En las calles, paseos peatonales, plazas, barrios, iglesias, programas radiales, televisivos, medios impresos… hoy en día son muchos los líderes espirituales que aún utilizan este tipo de “evangelio”, porque pertenece a su generación, porque lo aprendió de su pastor o porque la iglesia a la que pertenece le entrega como pauta el alarmar a sus feligreses con el fin y sus terribles consecuencias.

Sus recurrentes favoritas son: Terremotos, fin, tribulación, persecución, león rugiente, bestia, Apocalipsis, Armaggedón, desobediencia, obscenidad, arrepiéntase, dolor, ore sin cesar, cuidado, enemigo, principio de dolores, dolores de parto, el sol se oscurecerá, la luna se teñirá de sangre, las estrellas caerán,  castigo a sus enemigos, lago de fuego y azufre, Cristo viene!!!

Puede que tú pertenezcas a una iglesia donde uno de los platos espirituales de fondo sea este. Incluso puede que lo prediques, que vivas bajo el temor de la desobediencia y la destrucción total. Puede que de niño no hayas podido dormir aterrado por EL FIN!! Puede que incluso te hayas ido de tu iglesia por considerar que un Dios de amor es capaz de realizar tanto dolor como este…

Mi esposa me hace mil preguntas cada vez que visita la iglesia a la que asiste su madre, o escucha la radio cristiana, me mira con grandes ojitos y con MIEDO. A mí me da mucha angustia cuando ella se queda pensando sobre estas cosas, porque yo las viví cuando niño. Fui criado bajo la watchtower y la cantidad de mensajes apocalípticos era tal que yo no podía dormir en las noches pensando en esas horribles bestias que me estaban esperando a la vuelta de la esquina.

 

Usted que es uno de los que predica de esta forma, quiero hacerle dos preguntas: ¿Cuando usted fue un recién nacido, su madre le dio de comer carne? Me imagino que no ¿cierto? Primero le dio leche, un alimento justo para su edad. Bueno en el mundo espiritual también lo que entra por los oídos al corazón es considerado un alimento. Usted se planta en su punto y comienza a utilizar sus conocimientos de escatología como si fuesen el evangelio mismo! ¡esto está muy mal! porque entrega carne de comer a adultos y recién nacidos por igual! Esta es mi segunda pregunta: ¿Cuando usted se para en la plaza o en los caminos para predicar este “evangelio”, espera que la gente se acerque y nazca espiritualmente por amor a Dios o por terror a Dios? Porque antes de ser un recién nacido se es es un posible nacido espiritualmente, una persona que quizás aún no conoce NADA sobre nuestro señor y salvador, más allá de las burlas y estupideces que se divulgan en este mundo.

 

“Dios es Amor” ¿cierto? Entonces ¿cómo lo estoy presentando a las ovejas? ¿Como un Dios destructor? ¿Como un ser inmisericorde? ¿Como es el eterno para usted?

Es cierto que todo eso es bíblico, que vendrá un fin de este mundo como lo conocemos, pero, es acaso el fin del mundo el tema principal de la Biblia? ¡En lo absoluto! Uno de los pasos para que el “verdadero evangelio” se cumpla es el fin de este mundo, pero no de la tierra, sino del sistema de gobierno que existe y que nos rige hasta ahora: El gobierno humano y el gobierno de las tinieblas. Estos poderes que hoy rigen a la humanidad son imperfectos, llenos de injusticia y dolor, y deben ser borrados de la tierra para que el gobierno perfecto llegue a formar parte de la historia de la humanidad. Esta promesa de un nuevo gobierno perfecto, liderado por un único reino celestial que regirá por 1000 años en esta tierra, de la mano de un rey perfecto, es lo que se conoce como “El Evangelio del Reino de Dios”. Mensaje hasta el día de hoy totalmente tergiversado por las religiones regentes, y cambiado por “evangelios” como los de la prosperidad, apocalípticos, de vida celestial, etc. Usted, líder espiritual, tiene el deber de EXPLICAR con absoluto conocimiento de causa el motivo por el cual habrá un fin, quienes son los beneficiados, quienes los perjudicados, establecer una diferencia entre estos grupos, y le daré un consejo: Nunca menosprecie ni aparte a Israel de esta explicación, porque para ellos es todo esto. Sea humilde, somos nosotros los cristianos la rama del olivo silvestre injertada en el olivo cultivado. (Rom. 11:24).

 

Dejemos la escatología para lo que es, un medio para un fin. Recobremos el evangelio que este mundo en tinieblas nos arrebató y digamos con alegría a nuestros hermanos y a las ovejas perdidas del rebaño: Arrepiéntanse, porque el Reino de los Cielos está cerca! y este Reino puede ser suyo si tan solo decide vivir una vida digna del rey de este reino. ¿No sabe como hacerlo? pues bien, el rey, como Mesías, estuvo en la tierra hace un poco más de 2000 años y nos dejó un completo instructivo de cómo ser digno de él y de su padre nuestro Dios, y si usted gusta, podemos reunirnos para discutirlo y explicarlo de la mejor manera. Mi Mesías me dejó ordenes expresas de predicar sus buenas noticias, eso solo por amor a usted, a mí y a todos los que quieran ser parte de su Reino.

 

Por Daniel Cifuentes