Su nombre es Ana Mendez Ferrell. Motivos espirituales para estrujar a los feligreses de esta forma, sinceramente no existen.