Cientos esperan “rapto” de Dios

Fuente: http://www.elnuevodiario.com.ni/nacionales/372402-campamento-que-espera-llegada-cristo/

Concentrados en champas de paja y plástico, compartiendo alimentos y haciendo faenas agrícolas, viven desde hace cuatro meses unas 600 personas, miembros de un movimiento denominado “Cuerpo Místico de Jesús”, localizado en Mechapa, a 75 kilómetros de Chinandega.

Mientras ellos viven en estado de hacinamiento, el líder que dirige al grupo, identificado como Francisco Javier Sánchez, mandó a construir cuatro viviendas, para once pastores, entre ellos seis nicaragüenses, dos guatemaltecos y tres hondureños.

La propiedad de Pérez, a quien llaman el ‘octavo profeta esperado’, cuenta con varias comodidades como aire acondicionado, servicio de internet y varios electrodomésticos, entre estos refrigeradora y un televisor de pantalla plana plasma. Además, se moviliza en un moderno vehículo.

En “la iglesia”, se concentran personas procedentes de “La Ceiba”, Honduras, salvadoreños y guatemaltecos, en su mayoría niños y jóvenes, que apresurados filmaban con celulares la llegada de elementos de la Policía Nacional, Migración, el Ministerio de la Familia y representaciones del partido de Gobierno.

“Rapto religioso”

“Estamos reunidos porque estamos esperando que se cumpla una promesa que Dios nos reveló a nosotros a través del Espíritu Santo. Esperamos el rapto glorioso”, dijo Yerald Loza, quien agregó que la gente llegó a la comunidad de “Venecia”, atraídas por un imán.

Estos centroamericanos que se encuentran en el campamento vendieron sus pertenencias y se juntaron con nicaragüenses de diversos puntos de Nicaragua, en su mayoría de la zona rural, para concentrarse en ese espacio de 13 manzanas de tierra, seis compradas por los “líderes” y siete alquiladas a personas de Mechapa.

La coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, en su intervención del mediodía, calificó el hecho como “una emergencia” y el secretario político departamental, Alcides Altamirano, declaró que “el Gobierno está preocupado por el hacinamiento de estas personas, hemos atendido a la población enferma de gripe, tos y fiebre y observamos que están en hacinamiento”, afirmó.