La recepción de impuestos, la línea de crédito, la tarjeta de crédito… Lo que tienen para vivir. Si usted vive algo como esto en su iglesia, SIN MIEDO ALGUNO, ALÉJESE!! Esto no es de Dios, las iglesias no se financian de esta forma, no se deje engañar.